Extremadura y el Cerdo Ibérico

PURO DE BELLOTA

La Montanera, período desde Octubre hasta comienzo de la primavera, en la que el cerdo ibérico campa y engorda en la Dehesa Extremeña a base de bellota.

La Dehesa de Extremadura, con casi 2,2 millones de hectáreas es uno de los ecosistemas más singulares de la Península Ibérica, compuesta en su gran mayoría por las dehesas de encinas. La dehesa por definición es un bosque claro de encina o alcornoque derivado de la actividad humana al ganar terreno al bosque para sus pastizales.

LA DEHESA EXTREMEÑA

Su localización geográfica abarca las dos provincias de Extremadura (Badajoz y Cáceres) y se extiende también a algunas de las zonas vecinas de Portugal, Salamanca y Huelva.

 El ecosistema de la Dehesa de Extremadura es uno de los mejores conservados de Europa donde especies ganaderas (Oveja merina, cerdo ibérico, cabra retinta, caballos de pura raza española) conviven con la fauna autóctona salvaje (jabalí, lobo ibérico, lince, águila imperial, buitre negro, cigüeñas...)

EL CERDO IBÉRICO

El hábitat perfecto para el Cerdo Ibérico

Permanece en montanera campeando a sus anchas en busca de alimentos naturales y haciendo el ejercicio necesario para fortalecer sus músculos. Este mismo ejercicio, unido a la capacidad del cerdo ibérico en producir infiltraciones de grasa entre sus paquetes musculares, da lugar a las excepcionales vetas que hacen de la carne y del Jamón productos únicos en todo el mundo.

Esto conlleva a que más de un 50% de la producción total de Cerdo Ibérico, y de los ejemplares existentes en el mundo, esté situada en tierras extremeñas, estando bastante por encima del norte de Huelva (8%) y de las provincias de Córdoba y Sevilla con un 12% y un 10% respectivamente.